viernes, diciembre 04, 2009

EL EXTRAÑO CASO DEL DR. JEKYLL Y MR. HYDE


MIS CLASICOS DE CIENCIA FICCION

EL EXTRAÑO CASO DEL DR. JEKYLL Y MR. HYDE



La época victoriana inglesa ha sido fuente para la creación de personajes inolvidables a dentro de la literatura de género. Sherlock Holmes es el personaje victoriano por excelencia, que ha trascendido a su época y se ha convertido en un icono universal.

En 1866 Robert Louis Stevenson publica su novela “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde” que se convierte rápidamente en un éxito en su país y en el resto del mundo.

Nos situamos en Londres en un año indeterminado del siglo XIX. A través de las impresiones del abogado Utterson iremos conociendo a los personajes principales: Henry Jekyll y Edward Hyde; un reconocido médico el primero y un ruin y mezquino individuo el segundo. El apellido Hyde se pronuncia exactamente igual a la palabra hide (oculto, ocultar) con lo que el autor hace un juego de palabras entre el apellido y la significación fonética de la misma.

Mucho se ha escrito sobre el tema de la dualidad mal-bien que es la base del argumento de la novela corta. Hyde es el polo opuesto a Jekyll, o más bien es Jekyll sin las cortapisas morales de éste. Hyde es el salvaje primitivo que se mueve por impulsos y sólo dedicado a satisfacer sus instintos primarios y básicos.

La novela siempre ha sido calificada como perteneciente al género de terror. Y es cierto que el componente terrorífico, el personaje vesánico de Hyde, es importante en la trama, pero curiosamente siempre se ha olvidado el componente de ciencia ficción; la trasformación física de un humano normal en un ser diferente. Esta trasformación no es obra de un hechizo o de un ritual satánico, se obtiene mediante una pócima, o bebedizo, que altera, no sólo la mente sino el cuerpo físico del individuo.

En la época en la que se escribe la historia había teorías penales y forenses muy curiosas. Varias escuelas de pensamiento encabezadas por Cabanis, Pinel, Esquirol y sobre todo Morel consideraban que el criminal tenía unas características físicas concretas y que era una determinada forma de degeneración hereditaria en el individuo o incluso en su familia. La criminalidad se heredaba. Posteriormente Cesare Lombroso en Italia desarrolló en 1876 su tratado titulado “Tratado antropológico del hombre delincuente” en el que refundía todas estas teorías y que se puede considerar como el nacimiento de la Criminología como ciencia. No es extraño, pues, que Stevenson aplicara estas teorías tan en boga para crear su personaje malvado. En él se dan los rasgos físicos identificables como criminal: es mas bajo que su original, produce una sensación indefinible de repulsa e incluso una deformidad que le hace andar encorvado.

Otro de los vértices de la obra es la disquisición casi filosófica sobre la dualidad de los principios bien y mal. Por medio de las disquisiciones de Jekyll, el autor diserta sobre el principio maniqueista del concepto opuesto de la maldad y la bondad. Esos dos conceptos son absolutos, de manera que pueden deslindarse claramente. No existen zonas grises y todo es blanco o negro, sin matices. La maldad pura existe sin un conato de bondad. Sólo en el ser humano se da esa dualidad que perjudica invariablemente al lado “bondadoso”. Según Stevenson es el lado “negro” el que debe separarase y dejado de lado, “desnudado”, para así dejar el alma limpia para poder desarrollarse hacia la “iluminación”.

Y el tercer puntal que se manifiesta es la droga. Es evidente que la pócima de Jekyll es una alegoría al respecto. En la época victoriana se empezaba entre la alta sociedad a coquetear con la droga. Las malas lenguas hablaban de la adicción a la morfina del propio Stevenson, lo que daría una perfecta excusa para advertir, en forma alegórica, de los perjuicios que pudiera ocasionar el consumo de estupefacientes. Otro personaje, que ya hemos nombrado, Holmes es un adicto a la cocaína y Jekyll-Hyde lo es a la pócima que le trasforma. Se aprovecha también así la posibilidad de evadirse de la rígida moral victoriana. Un caballero no podía dedicarse a según que cosas -fiestas, salidas nocturnas etc.-, por lo que la droga de trasformación permite al personaje, con moral intachable, desembarazarse de su personalidad original y conseguir lo que su otro yo le impide y que consiste en disfrutar de la vida a toda costa. Sin embargo la moral queda a salvo pues esa evasión de la realidad, consecuencia de la droga, es castigada pues Hyde, después de “engancharse”, que diríamos ahora, no puede revertir otra vez en Jekyll, por lo que es condenado a permanecer en el cuerpo deforme. Constituye un aviso moral sobre la adicción a las drogas.

Stevenson afirmó, en una entrevista al New York Herald, que la historia del Dr. Jekyll se fraguo con un sueño en el que veía a un hombre, obligado a entrar en un armario, ingiriendo una droga que lo transformaba otro ser. Cuando despertó escribió prácticamente todos los detalles de la trama.

Técnicamente, como casi todas las novelas de la época, ésta se narra en tercera persona y las claves para descubrir la trama se dan a través de correspondencia epistolar. Esta técnica, el usar cartas de los personajes para avanzar en la historia, es muy clásica del romanticismo en la época victoriana.

Novela que es de obligado conocimiento para el aficionado.



EL AUTOR


Robert Louis Stevenson nació en Edimburgo en 1850 y murió en 1894. Durante la niñez tuvo muchos problemas de salud que condujeron a que fuera analfabeto hasta los 8 años de edad. Su cuidadora pasaba largo tiempo narrando relatos de aventuras, lo que parece haber influido en su gusto por este tipo de literatura. Cursó estudios universitarios de ingeniería, pero acabó licenciándose como abogado, aunque prácticamente no ejerció esta profesión.

Su mala salud crónica, era tísico -enfermedad íntimamente ligada al romanticismo-, le obligó a viajar en busca de mejores aires para su enfermedad. Su primer libro publicado fue “Un viaje al continente” en 1876 y a partir de ahí “Viaje tierra adentro” de 1878 y “Viajes en burro por las Cevannes” de 1879. Se casó en 1880 con la divorciada norteamericana Fanny Osbourne que era diez años mayor que ella. A mediados de la década de los 80 se establecen en Nueva York, donde hace amistad con el famoso Samuel Clemens (Mark Twain). En 1883 publica la que sería su mayor éxito: “La isla del tesoro”. Esta novela es una gran aventura protagonizada por el joven Jim que hará un viaje iniciático para descubrir las varias caras del bien y del mal. Inolvidable el personaje de Long John Silver.. Otros de sus éxitos mas populares son “La flecha negra”, “Secuestrado” o “ Las aventuras de David Balfour”

Stevenso finalizó sus días en la isla de Samoa a la edad de 44 años. Fue enterrado en la cima de una montaña cercana a su residencia en Tusitala.

BIBLIOGRAFÍA EN CASTELLANO

Dinamitero (1985)

Las nuevas mil y una noches (1986)

Cuentos de los mares del sur (1998, 1999)

La isla del tesoro (1996, 1985 1998 )

Aventuras de David Balfour (1986, 1995, 1998)

Aventuras de un cadáver (1998)

Apología de los ociosos y otras ociosidades (1979)

El barón de Ballantrae (1998)

Cantos de viaje (1998)

La casa ideal (1980, 1998)

Catriona (1985)

El club de los suicidas (1994, 1996)

Los colonos de silverado (1993)

El diablo de la botella (1995)

El dinamitero (1987)

El extraño caso del doctor Jekyll y mister Hide (1975 1995, 1989, 1993)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno el esfuerzo pero tienes varios datos erróneos. Revisa.

Belén dijo...

A mí me sirvió para hacer una tesis sobre el libro en la materia Prácticas del Lenguaje, yo sostengo que la pocion de Jekill se puede comparar con el paco en la actualidad.
Muchas gracias! (:

Anónimo dijo...

¿Qué se entiende por alegoría a la sociedad victoriana? Alguien responda por favor, se los agradecería mucho