sábado, enero 07, 2017

CUADERNOS DE CIENCIA FICCIÓN. PIO BAROJA: UNA DISTOPÍA REPUBLICANA.






EL AUTOR

Pío Baroja y Nessi nació en San Sebastián en 1872- y falleció en Madrid en 1956. Perteneció a la Generación del 98 junto con otros ilustres escritores y artistas de los que en estas páginas hemos mencionado algunos. Su familia, de rancio abolengo en el País Vasco, siempre estuvo relacionada con el periodismo, fundando varios periódicos en San Sebastián.
Fue el tercero de tres hermanos y su formación universitaria pasó por una licenciatura en medicina y ejerció como médico en Guipuzcoa. Pero esta profesión nunca le gustó y mas pronto que tarde se decantó por la literatura. Se desplaza a Madrid para intentar vivir de sus escritos y, allí, regenta una panadería que pertenecía a su tía materna. –Los compañeros de letras se metían con él diciendo que Baroja tenía mucha miga-. En Madrid colabora con periódicos y revistas y políticamente renuncia al nacionalismo vasco posicionándose a la derecha más clásica y reaccionaria.

Publica su primer libro en 1900, Vidas sombrías, con el que obtiene un relativo éxito de público y crítica, como la de Unamuno, Azorín o Galdós. Fue periodista en el norte de África, aunque prefiere el clima del norte. En 1936, después del golpe de estado de Franco, se refugia en Francia huyendo de las “represalias” republicanas. Se establece en Francia y vuelve varias veces durante la guerra a las zonas dominadas por los franquistas donde escribe artículos en contra de la República y de los políticos republicanos. Muchas de sus obras son temáticamente adscritas al País Vasco y sus costumbres y modo de hacer y vivir.


LA REPUBLICA DEL AÑO 8 Y LA INTERVENCIÓN DEL AÑO 12

“Con la muerte de Sagasta, el Partido Liberal, como antes el conservador al morir Cánovas, quedó sin orientación y sin plan”. Así da comienzo Baroja su relato La República del año ocho. Su ficción periodística parte de la premisa real de la muerte de Práxedes Mateo Sagasta unos meses antes debida a una infección pulmonar. Con este acontecimiento se pergeña una historia de un futuro posible pero improbable. La prospección a futuro de un escenario realmente novedoso es lo que hace a este relato merecedor de crédito y análisis. En el artículo, o relato más bien, se utilizan algunos de los tics del género, aunque aplicado casi exclusivamente a la política. La sociedad resultante de estas opciones políticas es tratada de puntillas sin profundizar en lo más mínimo.

Lo que nos trae a considerar este artículo como ficción prospectiva es su manera de narrar la historia futura. En esta narrativa Baroja usa los recursos de la ciencia ficción más comunes y reconocibles. Realmente esta haciendo un relato de ciencia ficción, está manipulando la historia o mejor dicho inventándola, pero utilizando una prospección futura plausible y basada en lo que la historia le proporciona hasta el momento. Sus profundos conocimientos de la política nacional son utilizados para imaginar un futuro de España.

El artículo-relato se publica el 20 de diciembre de 1903 en el periódico Alma Española. Según se cuenta en el mismo, la inestabilidad del gobierno lleva a unas elecciones generales en 1906 que demuestran que la mayoría de los españoles, “masa neutra” la denomina, son republicanas. Pese a los esfuerzos de los conservadores de Canalejas, los partidos republicanos obtienen 50 diputados, con lo que se acaba con el bipartidismo sucesorio de liberales y conservadores. Los republicanos sólo obstaculizan al gobierno y este dimite. En 1907 los monárquicos sólo piensan que la salvación de España está en un golpe de estado –cosa que sucedería realmente con la dictadura de Primo de Rivera-. En el país hay una gran agitación: carlistas y anarquistas intentan su particular revuelta.
Aprovechando la inestabilidad del gobierno Francia invade Fez y las cábilas de Abackzen toman Melilla y pasan a cuchillo a todos sus habitantes. En algunas ciudades se rebelan sus guarniciones como en Cádiz o Zaragoza. Las nuevas elecciones traen más inestabilidad y el estado se hace ingobernable, pero ya es una República al poder elaborarse una Constitución –nada se dice sobre el destino del rey-. En 1912 se produce un golpe de estado en el que el general Weyler declara el estado de sitio y se propone pacificar España por las armas. Francia posiciona su flota frente a Barcelona y Mahón y la escuadra inglesa hace lo propio en Cádiz y Arosa.

Aquí acaba el relato, no muy grato desde luego, para continuar con una soflama de Baroja hacia lo que considera peligroso. Cree que España irá a la deriva y se producirá ese caos. Su solución es muy clara y así la expresa “…una Dictadura inteligente. Eso es lo que se necesita aquí y ahora”.

Es evidente el sesgo ideológico de Baroja aunque eso no nos debe importar a la hora de analizar su texto. El escritor utiliza lo que, más adelante se denominó ciencia ficción admonitoria. A través de los recursos literarios plantea un escenario diatópico imposible para el lector. La sucesión de calamidades en España, muy bien hiladas por cierto, producen ese efecto contrario en el lector que rehúye la posibilidad de que un escenario republicano sea conveniente o siquiera deseable. Una técnica empleada por los escritores de ciencia ficción desde sus comienzos y en todas sus temáticas, desde la ecología, hasta el miedo a la tecnología pasando por las sociedades distópicas clásicas. Y este relato es una distopía de las mas clásicas aunque trascurra en un tiempo próximo a su escritura, apenas 9 años en el futuro.

En realidad, como todos los distópicos, el autor intenta advertir a sus lectores de la posibilidad de vivir en una sociedad de ese tipo, que se aproxima mucho a la anarquía violenta. España era en esa época una nación muy inestable con una gran lacra que la atenazaba como fue la de la pérdida de las colonias de ultramar –además del inmovilismo, la falta de educación y el caciquismo que imperaba en casi todo el país-. No hay que olvidar que Baroja pertenece a la Generación del 98 y este movimiento se caracterizó sobre todo por le pesimismo en la posibilidad de que España pudiera salir adelante y mejorar. Es este el caso del relato que trasluce una falta de fe absoluta en el pueblo español, al que se describe como incapaz de ponerse de acuerdo ante un destino común. Tomen ustedes nota de lo que se pensaba en 1903 y lo que se está pensando en la actualidad. Curioso paralelismo.

miércoles, diciembre 07, 2016

CUADERNOS DE CIENCIA FICCIÓN.ENRIQUE BENDITO Y EL VIAJE A JUPITER






EL AUTOR
Las aventuras espaciales, los viajes a otros mundos, siempre fueron, y los siguen siendo, un tema muy querido para los autores de ciencia ficción. Qué mejor escenario para desarrollar historias que las vicisitudes de los viajeros durante su estancia en el espacio rumbo a otros planetas o sistemas planetarios. Es el viaje en sí es lo más interesante en ocasiones, si bien también puede llegar a serlo el destino, con sus paisajes exóticos y diferentes. 

En España, desde los primeros balbuceos literarios del género, los autores utilizan los viajes espaciales como temática recurrente. La Luna, muy habitualmente, o los planetas del sistema solar son los puntos de destino de los viajeros. El viaje interestelar aún debería de esperar muchos años para ser motivo de historias.

En este artículo veremos uno de estos viajes espaciales, concretamente a Júpiter. Encuentro con Medusa, Arthur C. Clarke, es uno de los mejores relatos de exploración del planeta que he tenido la oportunidad de leer, sin embargo un español del siglo XIX llegó primero a imaginar esta aventura. Se llamó Enrique Bendito y esta es su historia. 

De su biografía existen pocos datos y los rescato de la web de Augusto Uribe, siempre fiable investigador. Enrique Bendito y Trujillo nació en 1859 En la ciudad de Alicante en 1859. A partir de 1876 realiza estudios militares en ingresó en la Academia de Artillería y obtiene su despacho de oficial. Durante 52 años permaneció en el ejército español, alcanzando el grado de General de División. Como militar participó en las guerras de África y Cuba. Únicamente escribió dos libros de ficción, el que les expongo en este artículo y un suerte de continuación de una novela verniana titulada El hijo del Capitán Nemo .

EL VIAJE A JUPITER

La historia comienza con el viaje a China, tras el fallecimiento de sus padres, de Henry y Jeorges Hampill y Yorksire , dos jóvenes aristócratas ingleses. En Shanghái conocen al filósofo chino Li-Tai que les informa de su plan para viajar a Júpiter y les ruega que lo acompañen en tan inusitado viaje. Durante el viaje los hermanos y el filósofo tienen largas conversaciones sobre astronomía, física y filosofía. Al entrar en la atmósfera de Júpiter, Jeorges entra en pánico y desestabiliza la nave espacial impidiendo el aterrizaje de ésta. Al perder su provisión de mercurio, combustible usado en el vuelo, no pueden abandonar el aparato y deben volver a la Tierra sin haber tomado contacto directo con los jovianos. En el camino de vuelta a la Tierra el filósofo desaparece de una manera prodigiosa y los dos hermanos terminan en su habitación de hotel. 
La novela corta, apenas 35 páginas, se compone de cuatro capítulos en los que los dos últimos se corresponden con el viaje sideral. En la portada se reseña que Bendito pertenece a la sociedad astronómica de Francia, hecho que queda patente en el texto dado que el autor desgrana sus conocimientos de astronomía a lo largo de toda la obra. Estos conocimientos son utilizados para explicar al lector las trayectorias para llegar a los planetas o las explicaciones físicas acerca de la manera de escapar de la gravedad. Se permite por ejemplo explicar en notas a pie de página los tamaños de las lunas del planeta, o mejor dicho de las cinco lunas que se conocían en la época de escritura del libro. 
La nave con la que viajan a Júpiter es denominada por el sabio “el tren” – hay que decir que este no es el primer viaje que realiza sino que ya ha visitado otros planetas del sistema solar- y usa un sistema de propulsión similar al de la cavorita de Wells1. Un metal que rechaza la gravedad y que puede ser usado para repeler o atraer en función que se utilice una especie de paraguas que protege o no el metal. La nave es una esfera y es capaz de crear su propia atmósfera mediante la combinación de “oxígeno e hidrógeno sólidos”, así se atemperan los rigores de del espacio y sus temperaturas extremas. Otro de los descubrimientos del sabio oriental consiste en mantener una gravedad artificial dentro de la esfera de manera que los viajeros puedan llega a Júpiter sin ser aplastados por la gravedad del planeta. 

Como puede verse el relato es claramente de ciencia ficción en la medida de las posibilidades de la época. Anticipa algunos extraños inventos, el mineral del que está compuesta la nave y le da a esta forma esférica, muy alejada de las posteriores naves cohete, tan habituales en la primera mitad del siglo XX. También es de destacar el contacto con los jovianos que son descritos como una especie de sombras o “fantasmas” con corporeidad limitada y con una gran rapidez de movimientos.
 
1 La novela se editó en 1899 por la imprenta de Jorge Montero en Valladolid, es decir 2 años antes que Wells publicara Los primeros hombres en la luna. Esta