martes, enero 09, 2018

LA GEOPOLÍTICA EN LA SAGA CINEMATOGRÁFICA DE JAMES BOND.




INTRODUCCIÓN.

¿Quien no conoce a James Bond? El agente 007 del servicio secreto británico, conocido como MI6, se ha convertido en un icono de la cultura cinematográfica popular. Ian Fleming creó el personaje en el año1953 cunado lo hizo protagonista de la novela Casino Royale. Fleming participó activamente en la II Guerra Mundial dada su pertenencia al cuerpo de comandos, pero también colaboró con la inteligencia británica. Su contacto con el espionaje le permitió conocer ese mundo y James Bond se convierte en el espía perfecto a partir de la publicación de la primera novela con él de protagonista. El personaje sería recurrente en 12 novelas y dos libros de relatos.

Cuando Bond aparece en la literatura, el mundo se encuentra en pleno apogeo de la guerra fría. USA y Europa se enfrentan a la URSS por el dominio ideológico y militar del mundo. Después de la II Guerra Mundial, el teatro europeo se divide en dos bloques que se oponen con todas las armas disponibles pero sin llegar al enfrentamiento militar directo. La OTAN se crea en 1949 para contrarrestar el creciente poderío militar soviético. Por otra parte, los países del bloque soviético crean el llamado Pacto de Varsovia en 1955, principalmente para contrarrestar la adhesión de la República Federal Alemana en el Pacto Atlántico. En realidad se trataba de agrupar toda la serie de tratados bilaterales que la URSS había firmado con los países de su influencia. En definitiva encontramos al mundo dividido en dos grandes bloques de influencia liderados por USA y la URSS, aunque habría de considerarse un tercero que va a su libre albedrío como es China.

Con esos condicionantes geoestratégicos se moldea el personaje de Bond y sus aventuras literarias se corresponden en general a enfrentamientos, solapados o no, entre las fuerzas occidentales y la orientales del bloque soviético. El paso del personaje a la gran pantalla mantendrá estas premisas durante largo tiempo. En este artículo se pretende dar un recorrido por las diversas etapas del personaje y las diferentes perspectivas políticas que han desarrollado sus guiones.




1. LA GUERRA FRÍA EN LA ETAPA CONNERY.




Bond es llevado al cine en 1962 con el estreno del título Agente 007 contra el Doctor No1. Un actor escocés, Sean Connery, será el primero en encarnar al personaje en el cine2. Resulta curioso como una superproducción de este tipo confía en un desconocido para interpretar el papel protagonista. Sin embargo la apuesta resultó a la postre un acierto y Conney fue encumbrado precisamente por interpretar a Bond.

La primera aventura de Bond se encuadra geográficamente en el Caribe. La isla del Dr. No, un reputado miembro de SPECTRA3, se encuentra cercana por tanto a las USA. Esa isla está próxima a Nassau, la capital de las Bahamas, y por tanto muy próxima a Cuba y a la península de Florida. Hay que constatar que la película se estrenó el 5 de octubre de 1962, sólo unos días antes de la declaración del Presidente Kennedy acerca de los misiles soviéticos instalados en Cuba. La película se convierte casi en profética ya que el Dr. No, desde sus instalaciones futuristas, es capaz de interferir el lanzamiento de cohetes de Cabo Cañaveral. Conviene recordar que para suavizar las premisas anti comunistas de las novelas de Fleming, los productores crean la organización SPECTRA, que es en esencia sucesora de SMERSH4, la organización de contraespionaje soviética. Esta nueva organización es definida como terrorista internacional pero, como veremos mas adelante, se identifica mucho mas con el bloque comunista que con el capitalista.

El Dr. No es una figura autoritaria de ascendencia oriental. Es un dictador, elegante y refinado por supuesto, que pretende remodelar el mundo a su modo, que es el modo de SPECTRA. La elección de la ubicación de la isla privada parece lógica al tratarse el Caribe, como ya he dicho, de un enclave estratégico esencial para los USA, y el fiel aliado Reino Unido.

La siguiente entrega de la saga se titula Desde Rusia con amor5 y la acción se traslada a Estambul, la capital Turquía. Es, probablemente, el mejor filme en reflejar el clima de guerra fría de principios de la década de los 60.
Turquía había entrado en la OTAN en el año 1952 y era el único país de la Alianza que tenía fronteras con el bloque soviético, concretamente con Bulgaria, que pertenecía al Pacto de Varsovia entidad de defensa equivalente a la OTAN. Los Estados Unidos desde el año 1957 habían estacionado una serie de misiles balísticos con capacidad nuclear en la frontera con Bulgaria, de manera que podía alcanzar la URSS, o sus países aliados, desde una distancia muy corta y en un tiempo muy reducido, lo que disminuía la capacidad de respuesta nuclear de la URSS. El incremento de los artefactos nucleares en las bases de la OTAN en Turquía provocó una respuesta soviética en Cuba. El régimen cubano autorizó la instalación de misiles nucleares en su territorio, por lo que la URSS disponía de capacidad de alcance nuclear a USA sin ningún tipo de tiempo previo entre el lanzamiento y el impacto. Obviamente esto provocó la llamada crisis de los misiles cubanos que fue el momento mas tenso del enfrentamiento entre las dos potencias, estando, dicen, a punto de desencadenarse una guerra nuclear. Afortunadamente esto no ocurrió y se desmontaron tanto los lanzadores soviéticos en Cuba como los norteamericanos en Turquía, aunque esto último se hizo mas adelante y sin publicidad.

En este contexto se desarrolla Desde Rusia con Amor, en la que 007 tiene la misión de robar una máquina de cifrado soviética, la Lektor, que se encuentra en la embajada rusa en Estambul. Una secretaria de la embajada se ha enamorado de él al verlo en una fotografía y propone huir a occidente a cambio de la descifradora. Como deducen tanto Bond como M se trata de una trampa burda, pero aún así acuden a la cita por si pudiera ser posible hacerse con la máquina. Con Bond en Estambul la película desarrolla un interesante guión de aventuras con un trasfondo muy interesante.

Estambul en esa época era un “nido de espías” realmente. Allí se desarrollaban contactos e investigaciones por parte de los dos bloque y de multitud de países y, lo que es mas interesante, con constancia por parte de todos de que espiaban y eran espiados. Reflejo de esta situación es la conversación de Bond al llegar al aeropuerto y tomar un automóvil. Bond habla con el chófer y le comenta: “Supongo que es costumbre de por aquí que a su automóvil le siga otro. Oh, sí, señor, hoy le toca al Citroën H-31854,… son los búlgaros que trabajan para los rusos: ellos nos siguen y nosotros a ellos, es una especie de acuerdo tácito. Bond replica: Muy amistoso”

La película se realizaba tras una crisis que había supuesto una de las fases más calientes de la Guerra Fría desde la muerte de Stalin en 1953, y esa escalada de la tensión previa, que mediatizó la vida política, reforzaba la atracción de Desde Rusia con amor, que tal vez por haber sido realizada poco después de esa escalada de la tensión es la entrega de la saga de 007 con más referencias a la política y a la Guerra Fría, y la que introduce más insistentemente mensajes perniciosos contra el mundo comunista.. Acosta, A. 2016

Los soviéticos utilizan a los agentes búlgaros para sus labores de espionaje, así como Ali Kerim Bey, el contacto del MI6 en Estambul, utiliza a los zíngaros para sus propios asuntos. Los agentes de SPECTRA, en teoría apolíticos, se aprovechan del clima de guerra fría para conseguir sus objetivos. Rosa Kleb, antigua coronela de SMERSH, comenta a uno de sus esbirros que acaba de assinar a un agente ruso: “Buen trabajo, ¿de quién sospecharán los rusos sino de los ingleses? La Guerra Fría en Estambul va a entrar en su fase caliente antes de lo que muchos piensan”.

James Bond contra Goldfinger6 es el tercer título de la serie en la que continúa el protagonismo de de Connery en el rol de Bond. Esta vez cambiamos de continente para situar la acción, en la segunda mitad del filme, en los USA. El filme se aleja de los escenarios de tensión de la guerra fría, pero se introduce en un novedoso, para los espectadores, paisaje de conflictos: el económico. El oro, uno de los patrones monetarios mas longevos en la historia, es el indicado para promover esta otra aventura “bondiana”. En el guión, Auric Goldfinger, nombre que da una idea de lo que es el personaje, pretende robar Fort Knox, el lugar donde se conserva la reserva de oro de los USA, y detonar un artefacto termonuclear que deje inservible todo el oro que no puedan robar durante siglos.

A efectos prácticos la destrucción de esa reserva de oro supondría la ruina efectiva para USA y el caos económico en occidente. Hay que tener en cuenta que en esa época todos los intercambios comerciales y el dinero efectivo estaba respaldado por el oro de las reservas en los diferentes países. La jugada estratégica de Goldfinger hubiera destruido toda la economía estadounidense al no poder respaldar el dólar con un oro ya inservible. Hay que tener en cuenta que el abandono del patrón oro por parte de USA no se produce hasta el primer mandato de Nixon en el año 1971. En ese momento se depende de las reservas de oro para el cálculo del valor de las divisas y las consecuencias de su desaparición hubiera sido radical para la economía. La película anticipa las crisis económicas actuales, aunque de manera un tanto diferente en sus planteamientos.
La conspiración para robar Fort Knox de Goldfinger se lleva a cabo con la participación de China que proporciona la bomba atómica a detonar y las tropas para el asalto. En las películas de Bond entra en juego otra gran potencia mundial, y por supuesto comunista, que reaparecerá en varias ocasiones. Y es curioso porque estando el problema centrado en USA, la solución viene dada por los británicos, que intentan, al menos fílmicamente, recuperar su esplendor de gran superpotencia, lo que se hará mucho mas patente en posteriores películas.


El siguiente film no contiene un exceso de “doctrina” anticomunista o de cualquier otro tipo,. En Operación Trueno7 Bond desmantela otro plan de SPECTRA que ha robado dos armas nucleares de la OTAN y amenaza con detonarlas en una ciudad del Reino Unido, o de los Estados Unidos, si no se paga un rescate de 100 millones de libras. La colaboración entre los servicios secretos británicos y estadounidense sigue siendo un referente en el film. Como nota casual, aunque no lo es lógicamente, constatar que el técnico nuclear de SPECTRA procede de Varsovia.


Sólo se vive dos veces8 supone una faceta diferente en el devenir de la posición británica en el mundo. La desaparición de varias capsulas espaciales, norteamericanas y soviéticas, están a punto de provocar la tercera guerra mundial. Los rusos sospechan de los estadounidenses y éstos de los rusos como los agentes que destruyen las naves espaciales respectivas. Sin embargo los británicos se convierten en árbitros de esa nueva guerra fría. Bond es enviado a Japón, pues se ha identificado un lanzamiento balístico desde el mar del Japón. En contacto con la inteligencia japonesa, Bond descubre que todo se trata de una maniobra de SPECTRA, una vez mas, para provocar una guerra.

En el escenario político encontramos un nuevo pulso entre la URSS y los EEUU. Pero, para mayor gloria de su Graciosa Majestad, son los británicos los que ejercen como moderadores del escenario bélico. La interposición del otrora imperio es imprescindible para la paz mundial, y su super agente, 007, la clave para la resolución del conflicto.

La película refleja muy acertadamente la pugna que en ese momento sostenían la URSS y USA por la conquista del espacio. El programa Apollo de la NASA estaba a punto de culminar con el lanzamiento del Apollo XI rumbo a la Luna, mientras que los soviéticos, que habían logrado enviar al primer ser humano al espacio, seguían con su programa espacial Soyuz. La competición entre las dos superpotencias era brutal y los logros científicos de ambos programas resultaron muy beneficiosas, aunque a un alto costo financiero.



George Lazemby hace una breve aparición como el agente 007 sustituyendo a Connery en un único título: 007 Al servicio secreto de Su Majestad9. Este film está considerado como el mas fiel al personaje literario de Fleming. Volvemos a encontrar a Blofeld , el líder de SPECTRA, con un singular plan para conquistar el mundo: enviar a modelos y chicas de la alta sociedad a asesinar a los mandatarios del mundo. Mediante la hipnosis estas mujeres asesinaran a los objetivos que se le marquen. Como parece lógico, Bond desbaratará la operación.


Por último Diamantes para la Eternidad10 supone el abandono de Connery del personaje que interpreta por última vez.11. Ante la negativa de Lazemby para volver al papel, lso productores recurrieron de nuevo a un valor seguro antes de lanzarse a la búsqueda de otro actor, Roger Moore estaba ocupado en ese momento con la serie Los Persuasores12. El film es el más cómico de la serie hasta ahora y anticipa las posteriores actuaciones de Moore. Bond se traslada a USA para investigar un fraude de diamantes exportados ilegalmente desde Sierra Leona, que ya en esa época daba que hablar. Es, con toda probabilidad, el film mas anodino de esta etapa.

2. LA DISTENSIÓN. ROGER MOORE.


En 1973 Roger Moore toma el relevo para encarnar a un Bond mas moderno, mas gentleman y mas humorístico. Es casi una caricatura del Bond original en la que Moore toma muchos elementos de sus personajes Simon Templar y Lord Brett Sinclair. El primer título de esta etapa es Vive y deja morir13 que abandona toda la estrategia de enfrentamiento político y se centra en el tráfico de drogas proveniente de la imaginaria república bananera caribeña de San Monique. Comienza en esta nueva etapa la adaptación de 007 a las modas de las películas en cada momento, o al menos en tres de ellas clarísimamente. En este caso hablamos de la blaxplotaition14 cuyo mas destacado representante es Shaft15. Bond se enfrenta a Mr. Big, el jefe de la mafia pandillera de Harlem. El asunto no da mas de si, y salvo por el excelente tema principal de la película de la mano de Paul McCartney y por la actuación comedida de Jane Seymour, el film pasa sin pena ni gloria, pudiendo calificarlo como el mas racista de la serie.



En la misma línea encontramos El Hombre de la pistola de oro16 que se abona a la moda del cine de kung-fu proveniente de Honk Kong. Bond se traslada a Macao y Honk Kong para investigar la desaparición de un prototipo de generador solar, el solex, que según todas las noticias está en posesión de un asesino profesional, Francisco Scaramanga, interpretado por el eficiente Christopher Lee.

El tercer filme interpretado por Moore es, según mi opinión, el mejor de toda la serie de este intérprete. La espía que me amó17 se estrena cinco años después de que se firmen los acuerdos SALT1, que limitaban el número de misiles ICBM que podían poseer la URSS y USA. Era un salto importante hacia la distensión que había comenzado ya en la década de los 60 y que se había reforzado cuando en 1968 los EE.UU y el Reino Unido firmaron el primer Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, aunque China y la URSS no lo ratificaron.



El Reino Unido y la URSS colaboran por primera vez en una película bondiana. La desaparición de dos submarinos nucleares, armados con misiles ICBM, hacen colaborar a los servicios secretos de ambos países. Por un lado el MI6, representado por Bond, y por otra el Servicio Secrecto Soviético en la persona de la mayor Tania Amatsova, triple X en código. Los dos agentes han de investigar la aparición de un rastreador de submarinos, lo que les llevará desde Egipto hasta Córcega.

Las dos superpotencias se alían para combatir un común enemigo. Stromberg, un naviero súper millonario, pretende iniciar una guerra nuclear lanzando los misiles de ambos submarinos. Su idea es aniquilar la raza humana y sobrevivir en su laboratorio de investigación marina que puede sumergirse bajo el mar y así soportar el holocausto nuclear. Otro megalómano mas que se incluye en la larga lista de villanos de la serie Bond.


De hecho, la cuarta película de Moore es un remake inconfeso de la anterior, aunque muy inferior a su original. Moonraker18 es una locura que nos lleva a la carrera espacial de una manera muy extraña. El villano de turno se llama esta vez Drax y, sorprendente, quiere aniquilar el mundo una vez más y rehacer el mismo desde una estación espacial donde se refugiará con una serie de parejas seleccionadas. El estreno de La Guerra de las Galaxias en 1975 supuso un boom, al rebufo de su éxito, de la ciencia ficción filmada. La etapa Mooore, caracterizada por contemporizar con todas la novedades en boga, no podía ser ajena a esta moda y Bond se convierte en astronauta para detener los malvados planes del visionario de turno. Se anticipa el viaje del primer transbordador espacial, el Columbia, que fue lanzado en 1981. El transbordador Moonraker es el equivalente al norteamericano y ofrece las mismas prestaciones: capacidad para viajar a la órbita terrestre y regresar y aterrizar como un avión convencional. Además de este avance tecnológico, Drax dispone de una estación espacial oculta al radar. Me pregunto cómo habrán podido construirla sin alertar a las potencias de los diferentes lanzamientos de transbordadores. Todo esto quedará destruido por la acción de Bond en colaboración con una agente de la CIA también astronauta.


El nuevo título de 1981 Sólo para sus ojos19, que debería haber sido en realidad la continuación de la Espía que me amó, lo que quedaba reflejado al final del filme al anunciar el retorno de Bond en este título.

Cuando se estrena, Moore tiene ya 53 años y se nota en pantalla. El nuevo director, John Glenn, que había sido director de segunda unidad, pretende, y lo consigue, hacer retornar al personaje a lugares mas prosaicos, abandonando el espacio y el fondo marino. Este Bond es mas un agente secreto sin los artilugios de ciencia ficción que le han acompañado en sus tres últimos filmes. El guión nos lleva por la recuperación de un sistema de comunicaciones encriptado británico, el ATAC (Automatic Targeting Attack Communicator), que se ha perdido en un accidente de un barco espía. Los soviéticos lo quieren para poder así interceptar la estrategia de lanzamiento de misiles balísticos británico.

En 1981 el Reino Unido estaba en poder de la nefasta Margaret Thatcher. El país se enfrentaba a un desgarro social fruto de la política del partido conservador. Por otra parte Ronald Reagan es el presidente USA que, en paralelo a su homóloga británica, instaura un embrión de neo conservadurismo que dura, desafortunadamente, hasta nuestros días. En la URSS la etapa de Leonid Brézhnev llega a su fin. El Reino Unido de Thatcher se configura como la cuna del liberalismo mas salvaje, dejando a su libre albur a los actores económicos. Los controles estatales prácticamente desaparecen y los trabajadores sufren un retroceso en todos sus derechos mientras que las prestaciones sociales prácticamente desaparecen. En este entorno sofocante, el país necesita un “héroe” con el que el pueblo pueda identificarse y el gran blockbuster británico lo intenta con Bond.

No hay nada mejor que un enemigo externo para olvidar las penurias propias, y eso es lo que proporciona esta película. De nuevo es, en este caso el KGB, que había sido anteriormente un aliado, el que se convierte en enemigo. Los soviéticos ya están en Afganistán desde 1979, a petición del gobierno socialista afgano, por cierto, y la guerra f´ria parece recrudecerse con los boicots a las olimpiadas de Moscú o de los Ángeles por parte de unos y otros. El final del filme refleja muy bien el ambiente político de la época: Bond destruye el ATAC de manera que no puedan usarlo ni unos ni otros. El jefe del KGB se marcha riendo y comprendiendo que esa es la mejor opción para que no haya un enfrentamiento directo.

El siguiente título de la serie es Octopussy2021. La distensión sigue estando presente en el guión. Bond, en este caso, debe detener un plan que pretende hacer estallar un artefacto nuclear en una base alemana de la OTAN, de manera que parezca un accidente del armamento nuclear allí estacionado. Observamos como se refleja las diferentes posturas del politburó respecto al acercamiento a occidente y los intentos de desarme nuclear. La facción intervencionista concibe este plan que es desactivado por la intervención del super espía. Los británicos, y los europeos, siguen bajo el yugo de Thatcher, y en la película se agranda la importancia política y estratégica de UK, que en realidad contaba mas bien poco en el escenario geostratégico dominado por los rusos y estadounidenses. En este caso Bond visita la India, como si de un turista cualificado se tratar, y se homenajea a Indiana Jones. En su afán viajero volverá al Berlín occidental para desbaratar el maquiavélico plan.

Un Moore ya muy mayor para el papel -está rondando los 60 años-, se enfrenta a su último protagonismo bondiano: Panorama para matar22. El enfrentamiento entre los bloques queda a un lado en este caso, pues el villano de turno, e industrial Max Zorin, es un agente libre del KGB que opera la margen de las instrucciones soviéticas. Es un psicópata que pretende destruir California y destruir el llamado, en la traducción española del filme, “valle de la silicona”23. Moore despide el personaje en un filme anodino y carente de garra. A destacar del mismo dos cosas, la esplendida actuación de Christopher Walken interpertando a Zorin y el magnífico tema para los créditos obra de Duran Duran.

3. LA GUERRA DE AFGANISTÁN. TIMOTHY DALTON.



Para el siguiente filme de Bond los productores barajaron una serie de actores para sustituir a Roger Moore. Uno de los propuestos fue Pierce Brosnan, pero su participación en la serie Remington Steele se lo impidió, de momento. Otro fue, curiosamente, Sam Neill que llegó a hacer pruebas de imagen para el papel. Al final Timothy Dalton, que quedo libre de sus compromisos, fue el elegido para interpretar a James Bond. Sería el cuarto actor de la franquicia en encarnar a 00724 con una interpretación mucho mas cercana a la personalidad literaria que a la humorística de Moore. Dalton es mas frío y tiene una personalidad mas definida, que duda en matar cuando ve que su objetivo es una mujer no profesional en el espionaje.

007: Alta Tensión25, cuenta la historia de una facción rebelde de la URSS que revitaliza la organización SMERSH para el contraespionaje. La huida de un general soviético propiciada por Bond provoca que los agentes soviéticos, o al menos esa facción belicista, secuestre en el Reino Unido al general Koskov, el desertor. En realidad se trata de un plan concebido por los disidentes para asesinar al general Pushkin partidario de la paz y culpar al MI6. Volvemos a tener un esquema de buenos y malos soviéticos que pugnan en el Kremlim por obtener el poder. Aunque en realidad se trata del poder del dinero, ya que el objetivo último es el de traficar con armas.

En 1987 la URSS ha “invadido” Afganistán y pelea contra los muyahidines, en esencia talibanes. Después de la victoria en 1978 de los socialistas en el país, los USA iniciaron una operación para derribar al gobierno legítimo. Así proporcionaron armas y financiación a los rebeldes islámicos muyahidines. Éstos iniciaron una auténtica acción terrorista y desestabilizadora contra el gobierno y el pueblo afgano. El Consejo Revolucionario solicitó en 1979 la intervención del ejército soviético. Éstos movilizaron a 1.800 carros de combate, 80.000 soldados y 2.000 blindados. Se suele decir que Afganistán fue el Vietnam soviético.


En ese contexto llega Bond a Afganistán donde es ayudado por los “caballerosos” muyahidines. 007 se enfrentará a los soviéticos de una base militar que resultan ser sicarios de Koskov en el tráfico de armas. Se confirma pues en la ficción lo que ocurrió en la realidad con ocasión de la ayuda británica a los rebeldes afganos. Recordemos que John Rambo también se enfrentó a los rusos en ayuda de los muyahidines, que a la postre se convertirían en el máximo enemigo de las potencias occidentales por medio de sus actividades terroristas.




En Licencia para matar26 Dalton muestra el lado mas oscuro y solitario del personaje Bond. En la trama Bond inicia una venganza personal contra el narcotráfico colombiano, supuestamente ya que no se identifica realmente la nacionalidad de Sánchez -el jefe del cartel. El asesinato de la esposa de un agente de la DEA -y la tortura y desmembramiento del propio agente, es el detonante para esa actuación peronal. M, el jefe del servicio secreto, le retira la licencia doble 0, la que le da patente de corso para matar, y le ordena regresar al Reino Unido27.

En la época de estreno del filme, el cártel de Medellín, al mando del conocidísimo Pablo Escobar, está en pleno apogeo de su actividad delictiva. La DEA28 mantiene una guerra total contra los diferentes facciones sudamericanas exportadoras de drogas, cocaína y heroína principalmente. La droga fluye hacia USA por todos los canales de distribución y la drogadicción se convirtió en uno de los problemas fundamentales de la vida norteamericana. La otra gran organización mafiosa es el cártel de Cali. Entre los dos manejan prácticamente toda la droga que entra en USA. Parte del dinero que recaudan se utiliza para sobornara a agentes de la ley en todos los países, aspecto que se refleja en la película.

Por primera vez una película de Bond se muestra con un tema realista. Si en lugar de Bond la venganza la hubiera llevado cualquier otro personaje no nos habría parecido extraño. En la escena con M, Bond se muestra como un rebelde desobedeciendo una orden directa y colocándose al margen del MI6. Como dice su jefe “Usted no puede dimitir. Esto no es un club”.


4. LA CAIDA DEL MURO DE BERLIN. PIERCE BROSNAN.


Durante la etapa Dalton, que mantiene una continuidad temporal con la anterior de Moore, se hacer referencia en un sólo filme a la URSS, en el caso de Afganistan concretamente. Pero es sólo una mínima parte del contenido programático ideológico de la saga, sobre todo si tenemos como referencia la etapa Connery. Si bien “los comunistas” siguen siendo los malos, sus acciones se concentran en alguna facción disidente o en alguna otra organización surgida de la primera.

El panorama geopolítico está cambiando rápidamente en los años 80. La llegada de Mijail Gorbachov y su “perestroika” producen un cambio en la apreciación mundial de la Unión Soviética. La apertura al mundo propiciada por Gorbachov establece unas relaciones diferentes con occidente y comienza la disolución de la Unión Soviética que se desarrolla muy rápidamente. Las 15 repúblicas que pertenecían a la URSS comienzan a declararse independientes entre 1990 y 1991. Esta disolución fue la mas rápida de la historia y supuso una disminución territorial nunca vista. Rusia quedó como sucesora de la extinta unión tanto en territorio como en potencia económica y militar. El actual presidente de Rusia Vladimir Putin declaraba “La caída de la Unión Soviética ha sido la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX. La epidemia de destrucción se expandió incluso en Rusia. El ahorro de los ciudadanos fue aniquilado y los viejos ideales destruidos.” Putin ya se preparaba para conquistar la madre Rusia en un futuro. La caída del comunismo provoca una sensación de abandono para lo que fue Rusia. Sus dirigentes y sus antiguos funcionarios y militares sufren de una especie de depresión intentando reubicarse en el nuevo marco de relaciones democráticas.

En materia económica, la caída del bloque soviético produce una recesión a nivel mundial. De 1989 a 1993, los índices de producción caen regularmente entre un 10 y un 30 % en los países del este que afecta a todos los países en mayor o menor medida, y particularmente a Europa y USA. Gran Bretaña sufre la recesión más fuerte desde 1945 que se prolonga hasta 1993. A diferencia de las recesiones anteriores ningún sector se salva de la crisis; la recesión golpea especialmente a los sectores de informática y armamentos que nunca se habían visto afectados. Así, en 1991 IBM realiza 20.000 despidos (80.000 en 1993); NCR 18.000; Digital Equipment 10 000; Wang 8.000, etc. En 1993, la modernísima y potente industria alemana del automóvil planifica 100.000 despidos29

Pierce Brosnan es el encargado de retomar el personaje seis años después de la última película. El actor siempre fue un candidato para el papel de Bond, pero sus compromisos profesionales se lo habían impedido hasta ese momento. GoldenEye30 estrena, pues, nuevo rostro para el agente. Es, tal vez, un retorno a la versión de Moore, aunque sin exagerar tanto la parodia. Brosnan se nota muy a gusto luciendo esmoquin en las reuniones de alto standing. El Reino Unido sale de la crisis y ya despunta una vez mas como uno de los países que rigen el mundo. La vuelta de James Bond a la pantalla se realiza en este contexto post-crisis y podemos ver que el guión refleja muy bien las diferencias con los entornos geopolíticos de los episodios anteriores.

La renovación del personaje, o de la serie, se sintetiza en la aparición de una mujer en el puesto de M, que siempre había sido coto exclusivo de hombres. Esta nueva jefa del MI6, en una breve conversación con Bond, lo acusa de ser “un machista, misógino y una reliquia de la guerra fría”. En este sentido la presencia de las mujeres se hace mucho mas potente en esta parte de la saga que ya no suelen ser las mujeres a salvar, aunque algo de eso sigue latente, sino muy activas y resolutivas en sus relaciones con el agente.

En GoldenEye, que era el nombre de la finca de Fleming en Jamaica, se hacen patentes los restos de la guerra fría y la evolución de Rusia después de perder su influencia. El Goldenye es un satélite soviético que puede emitir un EMP31 capaz de inutilizar todos los elementos eléctricos y electrónicos dentro de su radio de acción. Los códigos de activación de un segundo satélite son robados por disidentes militares rusos para, junto con una facción de la mafia rusa, efectuar un robo a gran escala de la city londinense. La situación se resolverá con las habituales habilidades de Bond y su sempiterna suerte. Lo interesante de GoldenEye está en su interpretación de la caída de la URSS. La Rusia que conocíamos ha cambiado a una sociedad ultra capitalista donde todos van a los suyo. Las nuevas mafias rusas desafían al estado y forman una especie de gobierno paralelo. Esas mafias, según los guionistas, se nutren de antiguos agentes del aparato soviético singularmente militares y antiguos agentes del KGB. Dado que el comunismo ha caído en Europa, la acción final se traslada a Cuba, por no dejar el entorno anti comunista que impregna a toda la saga bondiana hasta ese momento y que continuará durante esta etapa como veremos mas adelante.

GoldenEye basa las motivaciones del villano, un agente, con código 006, Alec Trevely, dado por muerto, en un hecho histórico que ocurrió en 1945. Él ex-agente explica que sus padres, cosacos que lucharon con las tropas de Hitler, fueron traicionados por el Reino Unido al permitir que miles de cosacos y eslavos fueran deportados a la URSS para ser juzgados y condenados por traición. 006 busca venganza contra el gobierno de su Majestad por esa traición a sus antepasados.

El mañana nunca muere32 retoma la rutina del villano megalómano que tanto ha dado de si en la saga. Curver es un magnate de los medios de comunicación que pretende desencadenar una guerra para así poder vender mas sus periódicos. Algo por el estilo se dice que hizo durante la guerra de Cuba William Randolph Hearst, propietario del New York Journal. El periodista gráfico enviado a Cuba del periódico escribió diciendo: “Todo está tranquilo. No hay problemas. No habrá guerra. Deseo volver”. Hearst respondió: “Por favor, manténgase allí. Usted proporcione las imágenes y yo proporcionaré la guerra”.

El mundo nunca es suficiente33 vuelve a tener como protagonista a un grupo terrorista surgido de la desintegración de la URSS. El peligro mundial en aquella época era la proliferación de armas nucleares de largo alcance distribuidas por las ya ahora repúblicas ex-soviéticas. A esto se une el problema del gas y petróleo ruso -que podía estrangular la economía europea-. Bond ha de desarticular un plan terrorista que pretende detonar un arma nuclear en Estambul. Tres décadas después el personaje vuelve a la capital Turca para impedir otra conspiración, curiosamente protagonizada por rusos y por terroristas, en el primer caso SPECTRA y aquí la banda anarquista de Renard. Éste es un curioso tipo que recibió un disparo en la cabeza, por cortesía del MI6 y de 009, que lo está matando lentamente pero que, al afectar al centro del dolor, le permite no sentir nada. Merece la pena analizar el personaje de Electra King, interpretado por Sophie Marceau. Una mujer que hereda el imperio de su padre, o mejor dicho de su madre, y que, aparentemente, pretende construir un oleoducto alternativo a los rusos. El personaje desarrolla un interesante y ambiguo

Los personajes procedentes del este, de Rusia, se han reconvertido en perfecto capitalistas, con ribetes de mafiosos. Aún así, todavía conservan algo de afinidad con la madre Rusia y se permiten ayudar a los ingleses para desmontar la conspiración terrorista.

Muere otro día34 es el último de los filmes en los que Brosnan encarna a 007. Cuando se estrena el film, 2002, el mundo occidental ha sido sacudido por un atentado terrorista nunca visto anteriormente por las armas utilizadas. Dos aviones comerciales fueron usados para impactar contra el World Trade Center, las famosas torres gemelas de New York. El terrorismo a nivel internacional dio un salto cualitativo con estas acciones y occidente se asustó y contraatacó de manera contundente. La primera incursión fue contra Afganistán, que como recordaremos fue protagonista del primer filme de Dalton, y posteriormente la invasión de Iraq en la que participamos buscando esas armas de destrucción masiva que nunca existieron.

En este Bond ya en decadencia, el director parece hacer un refrito de otros filmes y homenajea, o copia, secuencias completas de anteriores directores. Pero vayamos a lo que interesa y es el entorno en el que se desarrolla esta aventura.

El eje central de la historia es Corea del Norte. En 2017 está en boca de todos y mas de presidente Trump que parece tener una fijación con este país, además de su atracción por los muros. Este país del sudeste asiático ha sido un objetivo de la política norteamericana, y de rebote británica, por ser, entre otras cosas, un país comunista. Corea del Norte en 2000 intentaba evitar sus aislamiento y así se realizo la conferencia cumbre entre Seul y Pyongyang. En 2002 se celebró el mundial de fútbol con sede en las dos Coreas, lo que prometía ser un acercamiento entre ambas, pero que lamentablemente fue un espejismo. Basta ver las noticias actuales.

Pero Corea sólo es una escusa para volver una vez mas a mostrar una historia de villano que quiere conquistar el mundo. Si bien es cierto que tiene un ligero trasfondo nacionalista, pues pretende en última instancia, y después de un golpe de estado, que Corea sea una gran potencia mundial. Todo ello gracias a la tecnología de un satélite capaz de emitir un rayo láser de alto poder, literalmente copiado de Diamantes para la Eternidad por cierto. Una frase de M casi permite concluir que Bond pudo evitar, si no hubiera estado retenido, los atentados del 11M, porque “mientras estaba fuera el mundo ha cambiado”, y para peor.



5. DANIEL CRAIG. LA GLOBALIZACIÓN ECONÓMICA Y EL TERRORISMO INTERNACIONAL.


Una vez acabada la etapa Brosnan hay que buscar un nuevo actor que tome el relevo del personaje. El elegido para la gloria es Daniel Craig que, al parecer, protagonizará 5 filmes representando a 007 de los que ya están estrenados 4. Para ver a un nuevo Bond los espectadores tuvieron 4 años de ausencia en los que se barajaron diferentes actores como protagonistas, aunque al parecer sólo uno fue un serio candidato para el papel. Se trataba de Henry Cavill que posteriormente sería Superman en las diferentes películas de DC. Pero tenía 22 años y era demasiado joven para interpretar al agente británico.

Como comentaba en el apartado anterior el mundo ha cambiado con ocasión de los atentados del 11S. Las invasiones de Afganistán e Iraq son comandadas por USA y el terrorismo de Al-Qaeda se hace presente en los atentados de Bali, Madrid o Lóndres entre 2001 y 2005. Los años 2000 son de sobresaltos y de terrorismo indiscriminado en todo el mundo, con gran incidencia en Europa y USA. En el aspecto económico China se convierte en una gran potencia económica y Europa lanza una nueva moneda respaldada por 12 países de la unión: el euro. Todo este entorno mundial es el panorama que se encuentra esta nueva encarnación del agente.

La productora revitaliza el personaje en su primera aventura, Casino Royale35, presentando a Bond como un asesino sin sentimientos, siempre lo ha sido, que obtiene el doble 0 con su segundo asesinato. La misión de Bond es conseguir que un banquero, involucrado en el tráfico de armas, se vea obligado a ser protegido por el MI6 al perder en una partida de póquer todo el dinero de sus inversores. El tráfico de armas y el terrorismo internacional están presentes en toda la historia, relacionando el mismo con las inversiones de fondos internacionales que no dudan en usar cualquier tipo de catástrofe o incluso provocarla para conseguir beneficios. En el film se insinúa la posibilidad de haber provocado el atentado del 11S pues muchos se beneficiaron con la caída de acciones al ser vendidas antes justo del atentado.

Quantum of Solace36 se estrena dos años después del debut de Craig, pero temporalmente es una continuación directa de Casino Royale y la escena final de aquella enlaza directamente con el comienzo de esta. La amenaza global que enfrenta Bond esta vez vuelve a retomar la insinuación de un gobierno mundial en la sombra que maneja los hilos de la economía mundial. El cambiar gobiernos por intereses económicos es algo que ha ocurrido siempre, sobre todo de la mano de los gobiernos occidentales mas poderosos, USA, Rusia, Francia o Reino Unido, amén de China. En el film queda muy patente que los gobiernos se mueven, no por una ética democrática, sino por puros intereses estratégicos y económicos. Estos gobiernos poseen una moralidad que les permite negociar con cualquiera que pueda satisfacer sus necesidades estratégicas. Tanto el gobierno británico como el norteamericano justifican la negociación con una organización mundial, es evidentemente SPECTRE aunque no se le nombre, que sólo persigue ganancias sin límite. Y en última instancia el dominio del mundo.

El agua como recurso estratégico es algo que no se suele mencionar demasiado al menos hasta este momento; la sequía que parece que se está consolidando hará que esta percepción del problema cambie, probablemente. Bond se enfrenta a una conspiración en Bolivia que supone la adquisición del control del agua por parte de la empresa Quamtum. Para ello no dudan en contar con los servicios de la CIA que proporciona los apoyos para un golpe de estado. La película se estrena en 2006 y recordemos que en en 2005 Evo Morales, un “peligroso populista de izquierdas”, asume el cargo de presidente de la República después de vencer en las elecciones con un 54% de los votos. No es extraño que los guionistas jueguen con el golpe de estado militar puesto que se ha producido en toda América del sur a lo largo del siglo XX.

Skyfall37 es el siguiente título de la saga esta vez dirigido por Sam Mendes38 que hace una nueva reconstrucción del personaje. Han pasado cuatro años desde el anterior, y decepcionante título, y Bond experimenta un cambio profundo desde la secuencia de acción precréditos. Dado por muerto, vuelve al servicio activo cuando un ataque terrorista destroza la sede del MI6 en Londres. En los 4 años que transcurren entre los dos filmes, en el mundo global se producen muchos atentados terroristas, generalmente provenientes del mundo integrista. Entre otros se produjeron los atentados en el metro de Moscú, 2010, en Monterrey o Noruega (Oslo) en 2011 o en Damsco y Beirut en 2012. Con este panorama la cinta de Mendes habla del terrorismo, aunque en este caso muy dirigido y personalizado en el personaje de M, Judi Dench, que es objeto de una venganza por parte de Silva, Javier Bardem. Hay algunas referencias a los atentados del meto de Londres cuando el villano destroza un tren intentando matar a Bond. Una película que en si misma supone un paréntesis en la etapa Craig y que puede ser casi una isla por lo poco que aporta de continuidad. Sin embargo es un film interesante en si mismo

Con SPECTRE39 se cierra la etapa de Craig como 00740. Sam Mendes vuelve a ser el director para imprimir un nuevo giro del personaje. Desaparecida M en la anterior película, un nuevo burócrata ocupa el cargo (al que ya vimos en la entrega precedente). Mallory se ve en la obligación de disolver el cuerpo doble cero a causa de una nueva política británica de seguridad que lo basa todo en la investigación de todos en todo momento. Es, como dice M, la pesadilla de Orwell hecha realidad. Asistimos a la presentación en sociedad de la organización SPECTRA que muestra su verdadero rostro en forma de globalización económica en forma de conglomerados empresariales que disponen del mundo a su antojo. La organización está infiltrada en todos los estamentos políticos y económicos mundiales y son los que realmente mandan a nivel mundial. Como es natural Bond desafiará este status y conseguirá destruir sus planes.

En este ciclo de películas de Craig está siempre presente, como hilo conductor, la omnipresencia de organizaciones transnacionales que causan estragos sobre todo al Reino Unido. SPECTRA no es mas que el símbolo de otras organizaciones como pueda ser la Unión Europea.

El filósofo Eric Hobsbawn, decía que “Bond fue el refugio simbólico del Reino Unido, decadente potencia mundial, para enfrentar su nueva posición en el mundo; si ahora el destino de los millones de habitantes de la Tierra pasaba por los conflictos entre Estados Unidos y la URSS, el agente 007 permitía al ex Imperio Británico insertarse discursivamente como un actor clave en la política global.”

En realidad los británicos, por medio de Bond, se refuerzan como un país aislado, al margen de sus amigos, o no europeos, que es capaz de resolver sus problemas si ayuda de los demás. Esto es un continuo en todas las películas de 007.


6. LA EUROPA DE BOND.


Retomando el final del apartado anterior y una vez analizados todos los filmes del agente 007, es muy fácil comprobar que todas las películas de la franquicia ignoran absolutamente todo lo que es Europa, sus países y sus instituciones.

Puedo afirmar que el chauvinismo británico alcanza cotas memorables en todas y cada una de las apariciones del agente en la gran pantalla. Para los guionistas, productores y directores, todos británicos por cierto, Europa no existe salvo para situar algunas de las aventuras de Bond en capitales del continente. Roma, París, Viena, San Petersburgo, Bilbao, Hamburgo, Praga, Venecia, Siena... han sido escenarios de lujo para las escenas de acción bondianas. Pero sólo han sido eso: escenarios. Para los diferentes “bonds” las ciudades europeas son simplemente zonas de actuación. Es curioso contemplar como el agente hace y deshace en la vieja Europa sin que nadie le pare los pies. Es decir los británicos pueden destrozar ciudades, infringir las leyes de los países que visitan sin que intervengan las fuerzas de seguridad propias. La superioridad innata en Bond está tan arraigada que ni se preocupan en justificar, mediante acuerdos a nivel político o de colaboración policial, las barbaridades perpetradas por 007. Eso no ocurre con los norteamericanos puesto que colaboran en plano de igualdad con sus agencias, la DEA o la CIA por ejemplo. La colaboración con las unidades equivalentes de los países europeos es inexistente. Ni siquiera aparece por casualidad una mención a Interpol a la que pertenece el Reino Unido.

El Reino Unido se incorpora de pleno derecho a la primitiva Unión Europea, llamada Comunidad Económica Europa hasta 1993, en 1973 creando lo que se conoció como la Europa de los nueve. Mas adelante se incorporarían Grecia en 1981 y Portugal y España en 1986 y así hasta la actual UE de los 28 (en 2019 se producirá formalmente la autoexclusión del Reino Unido). Aunque UK ha sido un importante socio de la Unión, se puede decir que siempre ha “ido por libre” sin integrarse del todo. Su moneda y sus particularidades han sido siempre un handicap para la plena integración de los británicos.

En la saga Bond la Unión Europea ni siquiera ha sido mencionada en ninguna de las películas. Es un descuido incomprensible, salvo que sea intencionado. Pero es curioso que tampoco se hace referencia nunca a los proyectos comunes, entre los que también participa UK, como la Agencia Espacial Europea o el CERN. En este contexto, la saga vive en un continuo alejamiento intencionado de todo lo que suponga transnacionalidad europea. El aislacionismo parece ser un patrón clave en la idea de magnificencia británica de la serie Bond. El recelo hacia Europa es patente y supone un curioso caso de estudio para los sociólogos que sin duda podrán aportar mas conclusiones. Es el recelo hacia los burócratas de la Unión y la posibilidad de que ésta dicte normas que no le vengan bien a los británicos. En el último film los representantes de SPECTRA en Roma son alemanes, españoles, franceses, austriacos, italianos mientras que el impoluto británico está simplemente de observador, no requerido eso es cierto, en una posición de superioridad moral sobre todos. Contemplar esa reunión es contemplar la opinión general británica, que ha traído como consecuencia el brexit, sobre las instituciones europeas. Somos diferentes, somos superiores, No cuenten conmigo.

7. CONCLUSIONES.

My name is Bond, James Bond. Esta frase, repetida hasta la saciedad, representa muy bien al personaje, a su manera de comportarse, a su seguridad y a su superioridad sobre los demás. Es la identificación con el héroe, aunque se trate de un asesino despiadado, que se describe nada mas identificarse. Soy Bond. Está todo dicho. Y soy británico, muy británico. Soy el salvador del imperio, soy la personificación de la grandeza perdida de el Reino Unido. Soy, en definitiva, un avatar del Brexit mucho antes de que siquiera se hablara del mismo.

Toda la saga está impregnada, además de su componente aventurero y de acción, de un obvio sentimiento de superioridad británico hacia el resto del mundo, sobre todo Europa continental. Ese chauvinismo es patente en todas y cada una de las películas. Bond, además, encarna al perfecto, dentro de sus parámetros, caballero del impero británico. Elegante, atractivo, gourmet, mujeriego y frío como el hielo. Esas cualidades se suponen que serían el ideal británico, que están tan alejadas de la realidad como las misiones de 007. Como ídolo popular británico es el mas conocido y reconocido; basta recordar que fue el personaje, en su encarnación de Craig, el que acompañó a la Reina Elizabeth II la inauguración de la Olimpiada en Londres.

En resumen la saga cinematográfica rezuma nostalgia por la grandeza perdida del Imperio. Todas las películas convergen en demostrar la importancia de los británicos en el mundo que resuelven los problemas geoestratégicos sin ayuda y debido a la genialidad británica. Como fuente de propaganda funciona de una manera muy efectiva. Porque ya sabemos que Bond, con una sencilla Walter PPK es capaz de todo, incluso de remodelar el escenario y a los protagonistas de ese teatro llamado Unión Europea.




BIBLIOGRAFÍA

ACOSTA, A. (2016)Desde Rusia con amor: El contexto geopolítico en los Balcanes de la Guerra Fría en James Bond. FILMHISTORIA Online Vol. 26, nº2. Barcelona.

CAMPOS, J. (1993) Con licencia para matar. Middons Ed. Valencia.

PRATS, C. (1998) Bond, James Bond. Agitado y revuelto. Glenat. Barcelona.

1 Dr. No. Terence Young 1962.
2 En 1954 la CBS compró los derechos de Casino Royal para una adaptación de una hora de duración. El actor Barry Nelson interpretó a James Bond y Peter Lorre a su enemigo Le Chiffre. El episodio fue emitido el 21 de octubre de 1954.
3 En el original SPECTRE: Special Executive for Counter-intelligence, Terrorism, Revenge and Extortion; Operativo Especial para Contra Inteligencia, Terrorismo, Venganza y Extorsión.
4 SMERSH: abreviatura de SMERt' Shpiónam, muerte a los espías. Es el nombre del departamento de contra inteligencia en la URSS. Fue creada el 19 de abril de 1943 por el Directorio de Departamentos Especiales de la NKVD, la organización interna de seguridad soviética.
5 From Russia With Love. Terence Young 1963.
6 Goldfinger. Guy Hamilton 1964.
7 Thunderball. Terence Young 1965.
8 You Only Live Twice. Lewis Gilbert 1967.
9 On Her Majesty's Secret Service. Peter R. Hunt 1969
10 Diamonds are Forever. Guy Hamilton. 1971
11 Connery volvería al peonaje, aunque al margen de la continuidad canónica, en un remake de Operación Trueno titulada Nunca digas nunca jamás (Never say never again) dirigida por Irvin Kershner en 1983. También hay teorías que consideran que el personaje protagonista de la película La Roca (The rock, Michael Bay 1996), John Patrick Mason, que encarna Connery, es en realidad un Bond crepuscular encerrado por la CIA al conocer multitud de secretos estatales.
12 The Persuaders 1971-1972.
13 Live And Let Die. Guy Hamilton 1973
14 Blaxplotaition se considera una parte del cine norteamericano hecho ex-profeso para la población negra, afroamericana en notación actual. La característica fundamental del sub-género consiste en que los afroamericanos ya no son los villanos de las películas sino los héroes. Esto hace que la población de color se identifique con los protagonistas y por tanto acuda masivamente a los cines.
15 Shaft: Las noches Rojas de Harlem. Gordon Parks. 1971. Shaft en África. John Guillermin 1973.
16 The man wirh the golden gun. Guy Hamilton 1974
17 The Spy Who Loved Me. Lewis Gilbert 1977
18 Moonrakeer. Lewis Gilbert 1979.
19 For your eyes only. John Glen 1981.
20 Octopussy. John Glen 1983.
21 La película conviviría ese mismo año con otro Bond en Nunca digas nunca jamás, estrenada pocos meses antes a Octopussy, en la cual Connery volvía a retomar el personaje por ultima vez.
22 A View to Kill. Jhon Glen, 1985.
23 El original es Silicon Valley, valle del silicio en todo caso, que es es lugar donde se fabricaban en la época los microchips, hechos de silicio, para los diferentes ordenadores y componentes electrónicos. La mala traducción de silicona por silicio se mantiene en todo el metraje.
24 Se debe obviar la versión de Casino Royale estrenada en 1967 con la dirección de Ken Hughes, John Huston, Joseph McGrath, Robert Parrish y Richard Talmadge. La película es una parodia de la serie en la que David Niven interpreta a Sir James Bond, un agente que ya actuaba en la primera guerra mundial y que había tenido una hija con Mata Hari, La plantilla de estrellas que aparecen en el desopilante filme es innagotable: Peter Sellers, Woody Allen, Deborah Kerr, Ursula Andress, Orson Welles, William Holden, Charles Boyer, Jean-Paul Belmondo, Barbara Bouchet o Jacqueline Bisset.
25 The Living Dayligths. John Glen 1987.
26 Licence to Kill. John Glen 1989.
27 La película tuvo como primer título Licencia Revocada, haciendo alusión a este hecho. Pero al parecer los publicistas entendieron que revocada era una palabra demasiado “culta” y difícil de entender para el gran público.
28 Drug Enforcement Administration. Administración para el control de drogas, agencia norteamericana dedicada en exclusividad a la represión del tráfico de dorgas.

29 http://es.internationalism.org/revista-internacional/200612/1162/crisis-economica-iii-los-anos-90-treinta-anos-de-crisis-abierta-de
30 GoldenEye. Martin Campbell 1995.
31 Electromagnetic Pulse. Pulso Electromagnético.
32 Tomorrow Never Dies. Roger Spottiswoode 1997.
33 The World Is Not Enough. Michael Apted 1999.
34 Die Antother Day. Lee Tamahori 2002.
35 Casino Royale. Martin Campbell 2006.
36 Quamtum of Solace. Marc Foster 2008.
37 Skyfall. Sam Mendes 2012.
38 Mendes ha dirigido filmes tan interesantes como American Beauty o Camino a la perdición
39 SPECTRE. Sam Mendes 2015.

40 Al parecer Daniel Craig volverá a interpretar a Bond en un quinto film. Pero esto aún no está confirmado. Se prevé su estreno para noviembre de 2019.