lunes, julio 13, 2009

La carretera


La carretera
Cormac McCarthy
Editorial Mondadori
PVP 18,90 €
Nº de páginas: 224
ISBN: 978-84-397-2077-5

La lectura de “No es país para viejos”, popularizada por su adaptación al cine por los hermanos Coen y que proporcionaría el Oscar a Javier Bardem, era un desasosegante ejercicio de reinterpretación de lo que es, o puede llegar a ser, el ser humano. Dureza, crueldad, una moral diferente o la ausencia de sentimientos como culpabilidad, amor o piedad eran ejes de la narración en esa novela.

Insistiendo y profundizando en la condición humana, en 2006 McCarthy deslumbró a la critica norteamericana, desconozco si también al público, con una impresionante narración titulada “La carretera”. En pocas páginas, y estamos acostumbrados a inmensos tratados de mas de 1000 páginas, sólo unas pocas mas de las 200, se desgrana en una narración intimista la relación entre un padre y un hijo. Dos personajes anónimos, el hombre y el chico, que sobreviven en una Norteamérica post-atómica recorriendo una de las carreteras interestatales que les va acercando al océano.

Hasta aquí parece que no es ningún argumento excesivamente original o novedoso en su desarrollo o en su trama básica. Sin embargo la gran habilidad de esta novela consiste en obligar al lector a establecer un vínculo empático con esa pareja de protagonistas y visualizar, vivir, de manera extraordinaria lo que los personajes padecen y sufren. La inmersión inmediata en el ambiente y la identificación con los dos protagonistas tiern lugar en las primeras páginas de la narración y no se pierde en ningún momento. Se siente la necesidad de compartir lo que les está ocurriendo y de llorar o reír con ellos. La maestría de la narración se sujeta en dos pilares fundamentales: el descriptivo y el estilístico. El primero de ellos nos muestra mediante acertadas exposiciones un país destrozado y una humanidad al borde de la extinción física, y lo que es peor una extinción como seres racionales y una vuelta al salvajismo mas atroz. Como segunda base se encuentra un estilo novedoso de narrar con el predominio de las frases cortas, la ausencia de diálogos convencionales y las descripciones certeras y precisas con una escasez intencionada de palabras. La novela se lee con una facilidad pasmosa pese a su dureza argumental.

Si se ha hablado del continente de la novela, no se puede olvidar que su contenido es asimismo una pieza magistral. Como ya se comentaba anteriormente, el tema pos-apocalíptico ha sido usado en multitud de narraciones y de películas. La mayoría de las veces que este tema hace su aparición, nos encontramos con una humanidad en franco retroceso, que se suele comportar sin tener en cuenta las usuales restricciones legales o morales. Asesinatos, violaciones y vueltas hacia formas de gobierno feudales son los escenarios mas populares y reconocidos. Desgraciadamente estos comportamientos extremos son comunes y ejemplos hemos tenido en recientes guerras en cualquier lugar del mundo, particularmente habría que recordar las matanzas étnicas en Europa o África. La saga de Mad Max o El Cartero de David Brin son ejemplos válidos de estas formas de comportamiento. En “La carretera” el lector reconocerá todos estos estereotipos aunque aumentados y corregidos, y lo que es peor, en muchos de los casos la visión del horror se produce a través de un niño, “el chico” protagonista, lo que ejerce una profunda inquietud al lector.

La novela es dura, muy dura, una de las mas duras distopías que se han escrito, llegando a igualar en rudeza a 1984 e incluso yendo mas allá. Lo que nos cuenta McCarthy es la animalización de la humanidad. No hay solución. Los comportamientos con nuestros semejantes se basarán siempre en le poder de unos sobre otros y en la sumisión, consecuencia de lo primero, de los mas débiles. En aras a la supervivencia del ego se cometen las más terribles atrocidades. La pregunta es ¿todo vale para conservar la vida? En la novela, restando los dos protagonistas, esto está más que claro. Parece que el autor quiere, no admonizar ya que, pese a que su escenario se antoja irreal, sino informar de lo que es realmente la vida. Una vida sin esperanza y llena de peligros que vienen siempre de nuestros congéneres. La pareja protagonista vive el día a día. La madre abandonó la lucha hace mucho pero el padre no se rinde ante la vida y trata de salvar a su hijo. Éste es el que le ancla al mundo y por él vive. El amor de este padre hacia su hijo es el que brilla por todas las páginas de esta obra negra. ¿Existe la esperanza? ¿Podemos cambiar, mejorar? Si quieren una respuesta tendrán que leer esta magnífica obra. “La carretera” está llamada a ser considerada una novela de las imprescindibles de género y fuera de él.

2 comentarios:

JJ dijo...

¿De género ciencia ficción o simplemente de género?

Alfonso Merelo dijo...

De género de Cf y de subgénero post-apocalíptico Mad-Maxiano