domingo, octubre 22, 2006

Historia Alternativa


Historia Alternativa

VV.AA

Libro Andrómeda

ISBN 84-933878-1-9



Alejándose del tópico de que cualquier libro de ciencia ficción acostumbra a ser un reflejo fiel de su época, este volumen no se ha cincunscrito a un solo tiempo y lugar, más bien ha aceptado el reto de mostrar muchos períodos y momentos posibles sin las limitaciones inherentes a la realidad conocida.

Se avisa que, quien lea este libro, entrará en una dimensión donde se puede alterar el sistema de referencia básico de la humanidad: el registro histórico.

Los trece autores incluidos en HISTORIA ALTERNATIVA desgarran el velo de la creación para concebir un variado multiuniverso donde cualquier contecimiento es probable.



Las antologías de relatos paree ser que tienen poco predicamento entre los lectores, sean de un género o de otro. Por mi parte, siempre he pensado que los relatos cortos, los cuentos, son una excelente forma de acercarse a la narrativa. La condensación de ideas y una técnica parecida, pero muy diferente, a la de la novelística hace que el cuento no sea aceptado del todo por los lectores que prefieren adentrarse en una historia mas densa que les proporciona una novela. Particularmente prefiero un cuento que desarrolle ideas en poco espacio que un enorme y enmarañado folletín que sólo se dedica a rellenar páginas y mas páginas con bellos párrafos que no dicen nada. Es, una vez mas, la dicotomía forma-fondo. ¿Prefiero el fondo? Sí, pero con una forma agradable. El cuento es una de esas narraciones que pueden conjugar mas fácilmente ambos mundos.

La antología que nos ocupa habla de viajes en el tiempo. Esta temática es uno de los iconos clásicos de la ciencia ficción y ha sido experimentada por casi todos los autores de alguna u otra manera. La antología está construida en base al Premio Andrómeda de relato 2005. En ella se incluyen el ganador del concurso y algunos de los relatos que llegaron a la final del mismo.

Está claro que un concurso “dirigido”, en el sentido de la obligatoriedad temática, lastra en cierta medida la libertad del autor al obligarle a encasillarse en una determinada problemática. Por eso, y como en toda antología que se precie, la calidad de los relatos sufre oscilaciones. Hay algunos excelentes y otros que lo son menos. Pero en términos generales se mantiene una tónica media bastante interesante. Las visiones sobre el viaje en el tiempo son variadas y van desde las más clásicas, el viaje físico al pasado, hasta experimentos con realidades virtuales que reconstruyen la historia.

El relato ganador fue para el jurado Dudas de Hielo de Andrés M. Cardiel. Situado durante la expedición del Capitán Scott al Polo, narra la aventura de un viajero del tiempo, un tanto lerdo, que acompaña a la expedición. Una narración bastante bien construida que recoge cómo podría haber sido esa expedición polar, aunque se hace extraño la falta de sospecha de los expedicionarios hacia ese personaje que aparece de repente.

Cero-punto-uno de Antonio Moreno es un relato inspirado en el que se nos muestra una de las posibles y terribles consecuencias del viaje “masivo” en el tiempo. Es una premisa que ya hemos visto en infinidad de ocasiones pero siempre resulta atractivo el contemplar una nueva idea sobre la misma.

Los Árboles del tiempo, Antonio J. Cebrián, nos introduce en el mundo de los universos paralelos. Los viajes en el tiempo crean, o aprovechan, universos diferentes donde las cosas pasan de diferente manera, aunque similar. El relato, fuertemente marcado por la serie Sliders o por la película El único, es una interesante aventura cuasi policiaca.

Tal día como hoy de Aster Navas es un relato muy corto que, con un sentido del humor retorcido, cuenta cómo la influencia de un cuadro, Las tres velas de Sorolla, hace que un viajero del futuro decida pasar sus vacaciones en el mar con unas trágicas consecuencias dado el lugar al que es enviado.

Reunión del consorcio, escrito por Néstor Darío Figueiras, relata el comportamiento de una extraña comunidad de propietarios, nada que envidiar a La comunidad de Alex de la Iglesia, en la que ocurren cosas extrañas en el ascensor. Interesante y logrado cuento que se inspira, remotamente, en el Fin de la Eternidad de Asimov.

Tempus fugit –Juan José Tapia- establece la teoría de que sucesos importantes, como el asesinato de Kennedy, se deben a los viajeros del tiempo. El descubrir esta “conspiración” acarreará graves problemas a los que lo conozcan.

Jose Luis Baños en El secreto del profesor Lidenbrock, nos trasporta de nuevo a los relatos de Jules Verne, concretamente a Viaje al centro de la Tierra. Con fix-up de la historia de Verne tiene su gracia al intentar el autor recrear el estilo literario del francés.

Dos palabras resaltadas de Pedro Félix Novoa es un relato que no he llegado a comprender bien, tal vez porque me choca la expresión cero positivo. Si se refiere a los enfermos con anticuerpos VIH no lo entiendo y si no es así no se explica.

Te recordaré siempre –César Bruzzone- vuelve una vez mas sobre el tema de la peligrosidad para la historia, y el continuo histórico, de los viajes temporales. En este caso unos “vigilantes” se encargan de corregir las fluctuaciones temporales.

Los viajeros temporales fugitivos de la justicia, y que se refugian en el pasado, es el tema que desarrolla Cristian Pablo Muriel en su relato Todo el tiempo del mundo

Carlos M. Aguilera escribe en Tres días una corta historia en la que se cuenta una vez mas la influencia del viaje en el tiempo en los hechos históricos mas relevantes.

El último relato de la antología está fuera del concurso ya que lo escribió Claudio Landete, editor del libro. Crónica de Indias es un buen relato que tiene una idea muy interesante ya que describe cómo la realidad virtual, o una recreación perfecta de la historia mediante recursos informáticos, puede modificar, en el sentido de invalidar por imposible, la historia que conocemos. Es el relato que tiene mas credibilidad histórica ya que el autor ha realizado una buena investigación de la misma para cimentar sólidamente su historia.

Como prólogo se ofrece un ensayo de Luis Jorge Boone tirulado “El carcaj de Cronos" en el que se repasan diversos relatos y formas para efectuar los viajes en el tiempo.

Una antología que cumple su objetivo de mostrar diversas visiones interesantes sobre el tema estrella de la ciencia ficción: el viaje en el tiempo y sus consecuencias.

© Alfonso Merelo 2006

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Alfonso, gracias por tu comentario a mi cuento.

Espero escribir algo entendible para la próxima.

Pedro Félix Novoa Castillo
Lima - Perú

priapogato@yahoo.es

AMS dijo...

No lo he entendido yo, ojo. Es obvio que el jurado o el editor sí, ya que ha elegido este cuento para foramr parte de la antología
Y no entiendo la expresión cero positivo, que es básica para el cuento.
¿qué es cero positivo?