jueves, abril 12, 2007

Gothika


Título: Gothika.

Autor: Clara Tahoces.

Editorial: Minotauro.

I. S. B. N.: 8445076286.

Nº Páginas: 395.



Estepa. Finales del siglo XVIII La joven Analisa llega desde Madrid en respuesta a la apremiante llamada de su tía moribunda. Una vez allí la muchacha se ve acosada por extrañas y terribles pesadillas y por un sutil mal que parece estar consumiéndola poco a poco. Un día Analisa despierta dentro de un ataúd. Junto a ella reposa su tía que parece muerta. Cuando la joven escapa y se siente a salvo descubre que algo le ha ocurrido. Y siente la aguda punzada del hambre...

Madrid. Principios del siglo xx. Alejo sabe que solamente su trabajo puede convertir su oficio vocacional, el de escritor, en el verdadero sustento de su vida. Así, mientras se gana el pan trabajando de teleoperador se documenta intensamente para la que será su gran novela. Para ello sale cada noche con Darío, el hermano de su novia, por el ambiente goth madrileño. Todo cambia el día que Alejo conoce a Ana, la mujer enigmática y fascinante que se convierte en su única obsesión.

Los premios literarios son lo que son y todo el mundo sabe que, en cierta medida, van dirigidos hacia las ventas de la editorial que los organiza. Minotauro –Planeta- tiene una amplia experiencia en la organización de estos premios: sus convocatorias gozan de una gran publicidad, un premio sustancioso, jurados conocidos, una entrega con un cierto “glamour”, y, posteriormente, el producto ganador suele ser cuidado para su venta mediante publicidad y distribución mas que efectiva.

Este año la novela ganadora del V Premio Minotauro-Cafés Marcilla de novela fantástica ha sido la titulada Gothika, escrita por Clara Tahoces, una autora “desconocida” en el mundillo de la literatura fantástica, pero que ya había publicado varios “ensayos” sobre cuestiones mas o menos esotéricas y paranormales.

La novela es una historia de vampiros, o de una vampira, que trascurre en dos secuencias temporales muy alejadas entre sí: el siglo XVIII y nuestros días. La autora ha querido reflejar dos épocas del personaje, sus orígenes vampíricos, usando flash backs continuos durante toda la narración. Esta técnica es muy común en este tipo de historias, pero pienso que ha de tratarse siempre con cuidado puesto que los lectores pueden llegar a perder el eje narrativo. Así pues, la historia que trascurre en nuestro presente es narrada con saltos hacia atrás en los que podemos ver diversos episodios de los primeros años de la vida de una vampira.

La autora intenta “modificar” algunos de los estereotipos del personaje vampírico: sus vampiros pueden vivir de día, no temen a los crucifijos, pueden tener hijos y pueden morir sin necesidad de matarlos con una estaca de madera en el corazón. Estos intentos, que no son originales desde luego, están tomados de todas las novelas y versiones que se han realizado a lo largo de los tiempos. Estas influencias se nutren de manera clara de la serie de novelas “Vampiros: La mascarada” y, mas aún, de las series de televisión “Buffy cazavampiros” (enlace con bibliópolis) y “Ángel”, ambas formando un universo relacionado entre sí, y las dos creadas por Joss Whedon. Las similitudes son tan obvias que resulta innecesario enumerarlas, pero para muestra bastan dos ejemplos: el lugar donde la vampira acude a por sus víctimas es exactamente igual que el famoso Bronze de la serie Buffy y el ambiente ¿gótico?[1] puede aparecer en muchas de las historias de la serie “Vampiros...la mascarada”. Indudablemente el tratamiento del embarazo de los vampiros está mucho mejor desarrollado en “Ángel” y en la trama de Darla y el hijo del vampiro. En otros aspectos los remordimientos de Analisa con respecto a su tipo de vida se asemejan por una parte a las novelas de Anne Rice y en las propias objeciones morales de los personajes Ángel y Spike, ambos procedentes de las anteriormente citadas series norteamericanas. El lector sin referencias verá como originales estas propuestas, sin embargo para cualquier “connosseur” resultarán tópicas y bastante mal desarrolladas.

Algunos de los diálogos y expresiones son excesivamente ligeros y vacuos, tal vez consecuencia de la premura de tiempo por tener que presentar la obra en un plazo determinado. Para muestra basta un botón y la frase hecha “se puso rojo como un tomate", se repite en mas de una ocasión dejando entrever una cierto descuido en la construcción de las frases. Todo este conjunto de expresiones dificultan la lectura de la novela ya que se muestran excesivamente infantiles en el desarrollo de una trama que se supone mas seria.

La novela es un producto muy comercial, fácil de leer, y de olvidar, y que deja un final tan abierto que una continuación es tan posible como probable. Como fantasía para adultos es difícil que triunfe, pero desde luego tiene muchas posibilidades de hacerlo en el sector juvenil al que parece destinado.

Habría que preguntarse si esta novela no hubiera encajado mejor en un premio juvenil de fantasía y no en el que dicen que es, o será, el premio de referencia del fantástico español, porque si esta novela es lo mejor del género fantástico escrito en 2006 apaga y vámonos.

© Alfonso Merelo 2007


[1] No conozco el ambiente que se describe en la novela, pero me resulta su descripción tan artificial que me hace dudar de su realidad. La autora comentó que había estado investigando en esos ambientes góticos madrileños, sin embargo no parece que haya reflejado lo visto, o en todo caso lo ha modificado por cuestiones de utilidad.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya estamos. No es del gusto del señorito y se permite el lujo de criticarla sin tener ni idea de lo que dice.
Es una gran novela y si ha ganado el premio minotauro por algo será.
Cuanta envidida hay suelta

Alfredo Álamo dijo...

Anda, otro Anónimo Defensor de Gothika. No sé yo qué vergüenza tienen de dar un nick, aunque sea para diferenciarlos.

Estoy de acuerdo más o menos con Alfonso, que el libro no es que sea malo, es que no da para un premio de referencia.

Alfonso Merelo dijo...

La verdad, estimado anónimo, es que el terror y los vampiros, en la literatura, nunca han sido mi fuerte. Pero si leo que los vampiros son igualitos que Spike o Harmony, pues infiero que como mínimo es un homenaje a Buffy.
Vamos, que como dice Alfredo, no sé si es la mejor novela para un premio que se dice importante. Lo mismo las demás eran mucho peores, que todo podría ser. En fín que eso es lo que hay

Anónimo dijo...

Estimado anónimo, la novela apesta. Es de lo peor que he leído últimamente, lo cual es decir mucho.

He terminado esta mañana una reseña acerca de la misma, que colgaré en una página web con la que colaboro.

Si al creador de este blog no le parece mal, colgaré por aquí el enlace a dicha reseña. Esperaré a tener consentimiento para ello, claro.

En mi caso, no pongo nick porque llevo burrada y media sin utilizar mi cuenta de Blogger y no recuerdo mi contraseña con exactitud.

Un saludo.

Alfonso Merelo dijo...

Segundo anónimo, puedes poner el enlace, pero identifícate antes por favor.

al dijo...

Una buena crítica, Alfonso. Argumentada. No había caído yo en lo de Buffy, fíjate. Y canta muchísimo.

Me gusta cómo describes la novela; de forma mesurada y sin subir el tono dices que es mala con avaricia, vaya. Eso es hacer una crítica literaria, no como la que le hice yo, que más bien es una vomitona cabreadísima, y ha hecho que sea citado como envidioso, anormal, impresentable, capullo integral y demás. Pero es que esta novelita me encendió... Y no tiene por qué. Es un producto comercial para adolescentes. Me parece que yo andaba pidiendo una cumbre del género. Un texto digno de llevarse un premio. Qué exigencia la mía, ¿eh?

Un saludo.

Death Herald dijo...

Hola de nuevo.

El segundo anónimo soy yo. No me gusta dejar las cosas a medias. ;)

La reseña de la que os hablé ya la he subido a la página, sólo me quedaba seleccionar las imágenes que la acompañarán y esperar a que me la publiquen.

Este mensaje tenía que haberse publicado con mi nick, espero que así haya sido.

Lo que me está costando recuperar la dichosa cuenta de Blogger.

Un saludo.

Alfonso Merelo dijo...

Vamos a ver, yo no digo que la novela sea mala de no poderal leer. He leido cosas que nunca creerías (consecuencia de ser jurado de un par de premios) Lo que ocurre es, como bien dijo Alfredo, que si el Minotauro-Marcilla se postula como premio referente del fantástico en castellano debe cuidar mas el premio y mimarlo. ¿Que especilistas en el fantástico o escritores del fantástico había en el jurado? Ninguno aparte de Javier, claro está. Entonces lo que se deduce es que el premio está mas dirigido a la venta y la novela de Gothika puede satisfacer a muchos paladares no demasiado exigentes. Lo que ocurre es que muchos hemos leido tanto que nada nos sorprende y sobre todo exigimos un poquito mas de coherencia y bien hacer que el lector comun. Y eso, y es una pena, nos lastra muchas lecturas porque no aguantamos según que cosas. Literatura de ideas, sí, pero con un poquito de forma, "pol favol".

al dijo...

Pues a mí la cortesía no me obliga, es que me gusta cómo comentas libros :) He descubierto por aquí maravillas: entre otros, a Sergio Parra.
Y no, mi crítica no es mmm directa xD (creo que ibas a poner otra palabra, jejaja) sino que ni siquiera es una crítica. Es una opinión de las que se vierten en un bar con una caña, no en un medio que está al público, en teoría...

Pero no deja de ser lo que pienso.

Anónimo dijo...

Yo no la he leído, pero sí he tenido la oportunidad de "disfrutar" del pulido estilo periodístico/investigador de Clara Tahoces, que viene a ser igual que el de Iker Jiménez, Javier Sierra y demás, es decir, un cúmulo de tópicos, presunciones indemostrables y frases hechas y cansinas hasta la extenuación.

Vamos, que como que no pienso comprar este libro (y además, desde que lo vi en la librería, me tenía un tufo "pseudo-Rice" que me espantó). Cuando supe que había ganado el Minotauro comprendí que esta es una de las señales de que el Fin del Mundo está cerca.

PD: Mi identificación en blogger es WANNABEGAFAPASTA, pero no sé qué me pasa que no consigo logear.

Anónimo dijo...

Pues yo sí la he leído y me ha gustado bastante. Los personajes son interesantes, la lectura es agradable y la trama bien escogida. Lamento decir que algunos de vuestros comentarios tienen un ligero tufillo a envidia, sobre todo los de mi antecesor (huele a Círculo Escéptico que apesta) y los del tal Al, que no tengo ni idea de quién es, pero que, por lo que se ve, odia a muerte a Tahoces. ¿Será un ex novio o algo así? Vaya usted a saber, pero ésa es la impresión que da. Sobre Death Herald ya mejor ni hablar... Un saludo de un anónimo que tampoco tiene ni idea de su clave de blogger.

AMS dijo...

Para que no se diga que la crítica es una porquería, como dice alguno por ahí, en la mía he intentado dar razones de por qué no me gusta excesivamente. No creo que sea envidia, mas allá de qu yo nunca podría escribir algo así porque me siento incapaz de hilar mas de dos frases de ficción. Pero creo sinceramente que no es lo mejor que se ha escrito en 2006. La verdad.

Clara Tahoces dijo...

Estas críticas tan poco objetivas son claramente por pura envidia.

Deberían ponerse rojos como un tomate, y volatilizarse.

Uy! Se me ha olvidado firmar como Anónimo.

Alfonso Merelo dijo...

Mira tu; volatilizarnos ¡como los vampiros!.